Nuevo balance de víctimas



El Frente Polisario ha ofrecido un nuevo balance de los incidentes, los más graves registrados en este territorio en disputa desde que en 1991 terminara la guerra entre el Frente Polisario y Rabat. El movimiento independentista habla de 11 muertos saharauis, 723 heridos y 159 desaparecidos, mientras que el Gobierno marroquí ha elevado a seis los fallecidos -cinco agentes marroquíes y un manifestante saharaui- y decenas de heridos.

El ministro de Exteriores del Polisario, Mohamed Uld Salek, ha precisado que es un balance provisional y que las víctimas se produjeron tanto durante la acción marroquí contra el campamento como en las protestas posteriores en El Aaiún. Las asociaciones saharauis de defensa de los derechos humanos, como Codesa, que preside Aminetu Haidar, temían que cuando la situación se tranquilizara, aflorarían los nombres de otras víctimas mortales. Además, los saharauis denuncian que hay 65 detenidos. Por su parte, las autoridades marroquíes han informado esta mañana de la muerte de un funcionario de la Oficina de Fosfatos de Marruecos herido durante los incidentes, lo que eleva a seis las víctimas reconocidas por Marruecos.

Según la agencia de noticias del Frente Polisario, SPS, la ciudad ha quedado “completamente sellada” por furgonetas del Ejército marroquí “en cada una de las esquinas de los barrios saharauis” y por la instalación de puestos de control en las carreteras de acceso a la ciudad, “prohibiendo la entrada de extranjeros”. En El Aaiún se ha comenzado a enterrar a los “mártires” de la “barbarie de un ocupante déspota y feudal que no corta en cometer asesinatos cobardes dignos del apartheid y el nazismo”, señala un comunicado remitido por la Delegación del Frente Polisario en España.

Annunci